Las altas temperaturas afectan cada año a unas 80 personas en la Región: desde insolaciones hasta golpes de calor


EUROPA PRESS

  • La Región de Murcia registra anualmente unos 80 casos de efectos adversos provocados por las altas temperaturas, desde simples insolaciones hasta golpes de calor, según ha hecho saber a Europa Press el director general de Salud Pública y Adicciones de la Consejería de Salud, José Carlos Vicente.

En concreto, Vicente explica que los golpes de calor son situaciones que implican una “cierta gravedad potencial” ya que, si no se atajan a tiempo “pueden desembocar incluso en la muerte”. Por lo tanto, hay que afrontar este tipo de incidencias “lo más rápido posible”.

El director general recuerda que la temperatura corporal, que es la que regula el metabolismo de todo ser humano, suele situarse habitualmente entre los 36,5 grados centígrados y los 37 grados con “algunas décimas”. El peligro se produce cuando esta temperatura corporal se eleva de forma brusca, llegando a alcanzar incluso los 40 grados.

De esta forma, los golpes de calor se producen cuando la temperatura corporal supera los valores estándar, según Vicente, quien compara la situación con la del motor de un coche que, al sobrecalentarse, se rompe. En los seres humanos, esta situación representa un “serio peligro” y pone la vida en “riesgo de muerte”.

Estos casos de hipertermia son muy peligrosos porque afectan a algunas funciones corporales, tal y como señala Vicente, quien advierte que entre los síntomas que preludian un posible golpe de calor se encuentran los mareos, la sensación de confusión, la sudoración, el enrojecimiento de la piel, la taquicardia, el dolor de cabeza, la inconsciencia, los ataques por convulsión, vómitos, alteraciones del comportamiento y delirios.

Además, la temperatura corporal se suele elevar hasta los 39 y los 41 grados centígrados, tal y como explica Vicente, quien destaca que los grupos de edad más sensibles o vulnerables a los golpes de calor son los mayores de 65 años y los niños menores de seis años.

De la misma forma, entre los más vulnerables se encuentran aquellas personas que muestran menos resistencia al calor por proceder, por ejemplo, de zonas frías del planeta y que, al encontrarse con temperaturas elevadas, su sistema de evaporación “no funciona de forma adecuada” y se produce una depresión de su sistema nervioso central.

Los golpes de calor se originan por una situación mantenida en el tiempo de exposición a altas temperaturas o por practicar ejercicio muy intenso, de forma que no se produce de forma inmediata. No obstante, la rapidez en la que se desencadena depende de las características y particuliaridades de cada persona, tal y como puntualiza el director general.

CONSEJOS PARA EVITAR LOS GOLPES DE CALOR

Entre los consejos para evitar los golpes de calor, Vicente recomienda beber abundante líquido; no realizar actividades intensas en las horas de máximo calor del día; así como extremar las precauciones con las personas especialmente vulnerables, como los enfermos crónicos, ancianos con más de 65 años o niños pequeños.

De la misma forma, Vicente insta a extremar las precauciones con las personas que sudan muy poco, ya que la sudoración suele ser un sistema que permite refrigerar el cuerpo y su ausencia puede elevar la temperatura corporal. Para compensar la sudoración, por otro lado, es necesario beber abundante agua.

Cuando se produce el golpe de calor, Vicente recomienda bajar la temperatura corporal al igual que sucede en los episodios de fiebre, esto es, llevando al paciente a un lugar fresco y a la sombra o aplicando compresas frías en la frente, en las axilas o en el cuello. Asimismo, se puede rociar el cuerpo con agua para facilitar su refrigeración.

En este sentido, explica que también es recomendable someter a la víctima del golpe de calor al aire de un ventilador o al aire acondicionado y bañarlo en agua fría, pero no helada para evitar un síncope por contraste. En concreto, el agua debe estar fresca con el fin de transferir el calor de la víctima.

Paralelamente, se debe llamar al Teléfono Único de Emergencias ‘1-1-2’ para pedir ayuda, según Vicente, quien hace hincapié igualmente en la necesidad de evitar quedarse encerrados en lugares en los que haga mucho calor, como los coches, y llevar especialmente cuidado con dejar a niños o ancianos en estas circunstancias.

Asimismo, el director general recomienda no hacer actividades en las horas centrales del día y, en caso de practicar ejercicio, aconseja hacerlo siempre acompañados de alguna persona que pueda dar la voz de alarma en caso de sufrir un golpe de calor. Además, insta a evitar el alcohol en caso de hacer deporte y beber abundante líquido.

Aunque los golpes de calor pueden suceder “en cualquier momento”, Vicente explica que existe un especial riesgo en estos meses de verano debido a las altas temperaturas, por lo que emplaza a extremar las precauciones

Previous El valor de la producción industrial registra un aumento del 10,5% anual en el primer trimestre, según CROEM
Next Arranca la canícula, el período más caluroso del verano